Los Toll de Barcelona a Sagua de Tánamo. Las raíces catalanas

El apellido Toll  es sinónimo de fuertes raíces catalanes como lo ponen en evidencia las investigaciones  sobre la genealogía de esta familia realizadas por  Jorge Toll-Letourneaut  (descendiente  de la rama cubana radicado en   New Jersey) .

 

Porta Ferrissa

Josep Toll Casals   ( conocido como Papa Toll)  nació  en Barcelona el  29 de Octubre 1854  en la calle Porta Ferrisa  y falleció  en 1949 en  Sagua de Tanamo,  Cuba , a la edad de 96 años).

Fue  bautizado el 31 de octubre de 1854 en la Iglesia del Pino, hijo de Domènec Toll y Teresa Casals ;  emigró a Cuba con 16 años  y se estableció en Sagua de Tánamo.  Se dedicó a tenedor de libros y  luego comerciante.  Constituyó una extensa familia mediante  el matrimonio con la sagüera  Filomena Columbié Cabreja (conocida como Mamamena) ( 1862- 1958) . Sus hijos fueron:

José Pepe Toll Columbié   1877-1910

Pedro (Perico) Toll Columbie 1880

Eduardo Toll Columbié 1881- ca 1930

Francisco Toll Columbié 1882

Enrique Toll Columbié 1884- 1965

Elisa Toll Columbié  1886- 1964

Alberto Toll Columbié 1888- 1968

Concepción Toll Columbié 1890- 1905

Teresa Toll Columbié 1892- 1935

Fernando Toll Columbié 1894-

Luis Salvador Policarpio (Balloi) Toll Columbié  1896- 1976

Carlos Toll Columbié  1898-

Josefina Toll Columbié 1903- 1996

Mercedes Toll Columbié 1905-ca 1935

Este caso no constituye  la excepción;  la relación entre Cataluña   y el pequeño pueblo de Sagua de Tánamo se hace evidente con  sólo echar una mirada a los numerosos apellidos catalanes que se encuentran en nuestra región.  Varios alcaldes de la época colonial de nuestro pueblo  fueron  catalanes, empezando por el primero,  algo poco común en la historia de Cuba. Pero esta será otra historia….hay mucha tela por donde cortar.

Por las investigaciones de Jorge Toll-Letourneaut  se localiza a la familia Toll    en el siglo XVII  en Vic, provincia de Lleida (Lérida) .

En el Siglo XVIII Bonaventura y su hermano Isidro (Toll-Bach) abandonaron el pueblo de Vic y bajaron en mula (o a pie) a Barcelona casándose en La Iglesia de Santa Maria del Pino ( construida entre 1319-1320 , una de las iglesias mas emblematicas de la ciudad).

De esa unión nacen en Barcelona su hijo Antón y luego su nieto Joan Toll-Serra, fundador de la Ganivetería (Cuchillería)  en 1817.  Le sigue como heredero Doménec Joan Marti Toll-Llobet quien fue bautizado en la Iglesia de los Santos Justo y Pastor (11 Noviembre 1817) y luego Hermenegild Toll-Casals quien muere a los 41 años (1859) heredándole a su primogénito Josep Toll-Plantada el negocio de la Ganivetería Toll en Carrer Ferrán 31.

PapaToll viajó a Barcelona en 1906 y conoció a su sobrino Josep Toll-Plantada.

Luego nacieron los hijos de Josep, Hermenegild Toll-Vilaplana (1920)  y Ramón Luis Toll-Vilaplana (1925).  El primogénito Hermenegild no quiso hacerse cargo de la Cuchillería así que tomó lo que le correspondía en moneda y se fue a estudiar graduándose de Ingeniero Agrónomo, profesión que no tendría muchas oportunidades en la gran ciudad. De ahí que partiera de Barcelona y viviera en varios pueblitos en los Pirineos hasta que terminara en  Lleida  con sus ocho hijos.

Años atrás en la época de la guerra civil cuando Hermenegild era un mozo de 17 a 19 años y andaba en sus asuntos alejado de la familia.  Lo querían linchar por sus actividades y tuvo que  esconderse. Para comunicarle a su familia que estaba bien se le ocurrió escribirle a su Tío-Abuelo Josep Toll-Casals en Sagua de Tánamo  y pedirle le transmitiera su “bienestar” a la  familia inmediata en Barcelona. De esta manera la relación de Hermenegild con la familia de Cuba se estrechó y las epístolas continuaron con varios miembros por más de 20 años hasta su muerte.

Hermenegild Toll i Vilaplana

La gran  mayoría de los  ancestros y  descendientes  de los Toll nacieron, vivieron y viven aún en Barcelona, según ha investigado Jorge Toll-Letourneaut.
Hermenegild Toll-Vilaplana se encargó de mantener, mientras vivió,  el contacto con la familia a ambos lados del Atlántico.

Los escritos y memorias de Hermenegild Toll i Vilaplana  han sido importante referencia para la enseñanza  agraria  en Lleida. En el año 1942 obtuvo el título de perito agrícola a la Escola  de Peritos Agrícolas de Barcelona de la postguerra, en 1950 después de varios años de intensa actividad, va a comenzar a trabajar en el catastro de Lleida  y a ocuparse de la Granja Escuela logrando que se acabase su construcción; posteriormente quedó bajo su dirección. Años mas tarde  fue  Director del  Servei d’Agricultura de la Diputació de Lleida, desarrolló muchas actividades dirigidas a la formación agraria y va a promover la creación de l’Escola Agrària.

Fue uno de los principales promotores de estudios universitarios que darían lugar a Escuela Técnica Superior Agraria de Lleida,   ETSEA . Durante su trayectoria escribió mas de 1000 artículos en diarios y revistas.


La familia Toll también  es una referencia en la historia de la Cuchillería (Ganiveteria) en Cataluña. La Colección principal del Museo de Lleida   de esta categoría fue donada por la Familia Toll.   Al cerrar el negocio en 1997,  después de 180 años,  el diario El País en un escrito de despedida  “Adios a Can Toll”   hacía un recorrido por la historia de este conocido establecimiento:

“El reclamo publicitario “Per a eines de tall aneu a can Toll” ( Para herramientas de corte ir a can Toll)  se hizo popular a principios de los años veinte en Radio Barcelona y ha continuado vigente hasta el sábado pasado. Pero desde ese día, 31 de mayo, no es posible ya comprar ninguna herramienta de corte en la entrañable tienda barcelonesa de la calle Ferrán porque su dueño, Ramón Lluís Toll, la ha cerrado para siempre.
Fue el tatarabuelo de Ramón Lluís,  Joan Toll Serra, quien abrió la primera cuchillería Toll en el año 1817, en el número 1 de la calle de la Daguería de Barcelona, entonces repleta de fabricantes de cuchillos y tijeras, como su nombre indica. Estuvo abierta hasta que murió, en 1834. Su hijo, Domènec, era entonces muy joven, y debió esperar hasta 1840 para poder abrir una nueva tienda en la calle de la Portaferrisa. Desde entonces, los Toll han mantenido ininterrumpidamente la actividad. El único cambio se produjo en 1880, cuando el continuador de la dinastía, Hermenegild, se trasladó ya a la calle  Ferran. Tanto su hijo, Josep, como su nieto Ramon Lluís han despachado siempre en esta tienda.
Algunos barceloneses se acuerdan aún de las cuñas radiofónicas que se iniciaron en 1923 en Radio Barcelona y continuaron hasta los años cincuenta. El negocio era muy próspero entonces y los Toll hacían mucha publicidad con la frase “Per a eines de tall aneu a can Toll”.
Ramon Lluis decidió incluso poner este reclamo en el exterior de tres vagones de metro a finales de los cuarenta. “La frase publicitaria siempre se ha escrito en catalán, aun en plena posguerra, y nunca me lo prohibieron”, recuerda. Antes y después de la guerra civil, los anuncios de Toll se hacían en catalán, castellano, latín y esperanto.
El cierre de la tienda después de tanto tiempo se debe a que Ramon Lluis Toll Vilaplana tiene 72 años y ninguno de sus hijos ha decidido seguir con el negocio. De hecho, cuando en los años setenta se vio que no habría continuidad empezó a menguar la actividad de la tienda, en la que llegó a haber varios dependientes y fabricación propia de cuchillos. En los 50 años exactos que lleva Ramon Lluis al frente del establecimiento, su estilo ha sido muy característico. Nunca ha vendido otra cosa que herramientas de corte y siempre ha aconsejado a sus clientes los cuchillos y tijeras más adecuados para cada necesidad.
Cuando una persona pedía un cuchillo Solingen, Ramon Lluis indefectiblemente le aclaraba que Solingen no era una marca, sino un pueblo de Alemania donde existen muchos fabricantes de cuchillos, algunos muy buenos pero otros pésimos. Reconoce que lo ha dicho miles de veces porque era beneficioso tanto para el cliente como para la tienda, ya que ponía cada cosa en su lugar.
Con los años, los Toll han reunido uno de los archivos de herramientas de corte más completos del mundo y en la trastienda existe un museo con los utensilios más característicos de cada época, que varias personas visitan cada día guiadas por el propietario”
Anuncios

Los comentarios están cerrados.

  • Logia de los Masones

  • Bombardeo e Incendio Sagua de Tánamo 1958

  • Anuario Estadístico Sagua 2010- Edición 2011

  • tambien puedes leer…

A %d blogueros les gusta esto: