Comienza un sueño—-Cuarta Parte (La llegada a Sagua de Tánamo)

Foto llegada a Sagua 2

Por Alito Ortiz Tapia

Después de pasar año nuevo en compañía de los amigos y profesores de la Escuela de Trabajadores Sociales “Celia Sánchez Manduley” nos comunicaron que solo nos faltaban días para salir de la Escuela y encaminarnos en una nueva etapa que nos esperaba fuera de nuestro pequeño territorio boliviano al que ya le habíamos tomado cariño,  durante esos días fue algo triste, porque teníamos que separarnos de nuestros amigos a los que ya les habíamos tomado mucho cariño y nos acostumbramos bastante, pero la realidad era otra, la noche antes de partir, recuerdo bien, nadie quería dormir, todos estuvimos hasta altas horas de la noche despidiéndonos de nuestros amigos, los profesores fueron flexibles en ese momento pues en la Escuela a las 9 de la noche todos teníamos que estar en los dormitorios, a la mañana siguiente (seis para ser mas exactos) ya las Guaguas nos estaban esperando, el llanto no se dejó esperar mas, amigos que se separaban, hermanos que tomarían rumbos distintos, parejas que iban a experimentar una separación triste y dolorosa, todos con la promesa del reencuentro no muy lejano.  Para los que teníamos que ir a Sagua de Tánamo, se nos hizo un poco más fácil, pues en la escuela conocimos a unos cuantos sagüeros que estaban trabajando como profesores, el caso de la profesora Nivia de inglés que sería nuestra profesora en Sagua de Tánamo,  ella trabajaba, o no se si seguirá trabajando en la Escuela de enfermería de Sagua, al profesor Jesús, de cariño le decían “Chucho”.  fue nuestro profesor de Biología durante nuestro Pre-médico, al profe Leudi Quevedo que después en un futuro se convertiría en pariente mió… jejejejeeeee….. También estuvo el profe Javier Carballo, aunque no tuvimos mucho contacto con él, pero en fin ellos nos ayudaron mucho, pues nos hacían cuentos de Sagua, de su gente, de su rió, etc. Y en ciertos casos conocían a que familia llegaríamos y nos hablaban de cómo eran ellos, talvez eso nos ayudó bastante a prepararnos para llegar a nuestras futuras familias.
Ya una vez montados en las guaguas partimos rumbo a Sagua de Tánamo, llegamos a eso de las nueve de la mañana, paramos en el Parque y tan grande fue la sorpresa, no para nosotros, si no para los sagüeros, que les caímos de madrugada, pues nos estaban esperando para mas tarde, es así que no pudimos bajar de la guagua, después de un momento dimos la vuelta y nos llevaron al “Rancho”, ahí desayunamos y nos dieron una merienda para hacer hora hasta que la gente se reuniera en el parque, ya a eso de las once de la mañana por fin llegamos al parque de nuevo y esta vez desembarcamos, nos organizaron en filas de cuatro y al lado de nosotros a nuestros tutores que nos recibían con los brazos abiertos y su corazón dispuesto a brindarnos el amor de familia que tanto nos haría falta para encarar los seis años de la carrera, fue un momento muy emotivo y recuerdo bien la canción que cantaron los alumnos del profesor de música “Mingolo” el cual le hicieron un arreglo a la Guantanamera en la que decía, “Cuba y Bolivia son dos hermanas queridas” en ese momento vi nuevamente llorar a mis compañeros al momento de darse un abrazo con las personas que los acogerían con amor y desinterés alguno, simplemente cumpliendo una gran misión que les encomendaría el comandante Fidel Castro, poniendo en alto la dignidad del pueblo cubano y demostrando así que la solidaridad y amistad de este pueblo maravilloso no estaría limitado por el bloqueo genocida que vienen soportando por mas de medio siglo, pues hemos aprendido que este pueblo “Comparte lo que tiene y no lo que le sobra” y así nos lo demostraron durante seis años que estuvimos con ellos, conociendo su cultura e historia que son tan ricas y asombrosas. Lo único que me da pena es no poder haber capturado ese inolvidable momento en imágenes, solo me queda recordar día a día para que no se me borre esos momentos increíbles de nuestra llegada a ese querido pueblo que nunca olvidaremos, en especial yo no lo haré, ahora es parte de mi vida, parte de mi historia, gracias a ese pueblo conocí a mi bella sagüera que siempre la tengo en mi corazón, gracias Sagua….. Gracias a tu inolvidable Río y es verdad lo que se dice en Sagua “Si te bañas en su rió, te quedaras en Sagua y no podrás irte” pues yo ya me quede, ahora estoy en Bolivia, pero mi mente y mi alma se encuentran allá, pues este boliviano no podrá jamás separarse de su querido pueblo Saguero….



Enlaces relacionados

Comienza un sueño–Tercera Parte
Comienza Un sueño Segunda parte
Comienza un sueño- Primera Parte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Logia de los Masones

  • Bombardeo e Incendio Sagua de Tánamo 1958

  • Anuario Estadístico Sagua 2010- Edición 2011

  • tambien puedes leer…

A %d blogueros les gusta esto: