Barajagua: Primera Ermita de culto de la Virgen de la Caridad

La Ermita de Barajagua fue el primer templo de culto a la imagen de la Virgen de la Caridad, ubicada en el municipio de Cueto, provincia de Holguín.

Foto  Cesar Hidalgo Torres
La primera Ermita que acogió a la Virgen de la Caridad

Foto y Texto : Juan Pablo Carreras
La Ermita de Barajagua fue el primer templo donde se veneró la imagen de la Virgen de la Caridad, luego de ser encontrada por los “tres Juanes” flotando sobre las aguas de la Bahía de Nipe, en 1612.
Sometida actualmente a un proceso de restauración capital, la iglesia está enclavada en el municipio de Cueto, en la actual provincia de Holguín, a orillas de la carretera que enlaza a la capital provincial con las ciudades de Cueto, Mayarí, Sagua de Tánamo y el municipio niquelífero de Moa.
Según consta en el legajo 363 bajo el título Audiencia de Santo Domingo, conservado en el Archivo de Indias, de Sevilla, la capilla original fue mandada a construir por el administrador del término Real de Minas de Cobre, Don Francisco Sánchez de Moya, quien ordenó levantar una ermita para colocar la imagen de la Virgen de la Caridad, y nombró a Rodrigo de Hoyos como capellán.
Una noche Rodrigo fue a visitar a la Virgen y, al notar que no estaba allí, se organizó una búsqueda sin éxito pero que, para la sorpresa de todos, a la mañana siguiente, la Virgen estaba de nuevo en su altar, sin que se pudiera explicar lo sucedido, ya que la puerta de la ermita había permanecido cerrada toda la noche.

El hecho se repitió dos o tres veces más hasta que los pobladores de Barajagua pensaron que la Virgen quería cambiar de lugar, razón por la que fue llevada hasta el sitio donde hoy se erige la Basílica Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, en la provincia de Santiago de Cuba.

Vírgen de Barajagua
Por: Maria Julia Guerra Ávila
Foto: William Rojas

En la bahía de Nipe
por esos mares salobres
se encontraron a la Virgen
y la llevaron al Cobre

Son versos de décimas compuestas en honor a la Virgen de la Caridad, que de manera fragmentada quedan en la memoria de algunos ancianos y ancianas de Barajagua y se han ido transmitiendo hasta nosotros de manera oral.
Sin lugar a dudas, en predios del hato de Barajagua fue encontrada la imagen por los indios Juan y Rodrigo de Hoyos y el niño negro esclavo Juan Moreno, entre 1612 y 1614.
Sin lugar a dudas, su primer templo lo tuvo en la loma de Barajagua, corazón del hato del mismo nombre.
Sin lugar a dudas, existe un documento que da fe de ello: la Declaración de Juan Moreno, a los 85 años, en 1687.
DEL HATO DE BARAJAGUA
Los límites del hato de Barajagua eran: desde el camino real de la ciudad (Santiago de Cuba) hasta la Sierra de Pinares, luego al río Guaninicún, derecho a la sabana de Maibio. Desde el camino real que va a la villa de Bayamo, por el río Cauto, hasta el río Salado. Desde éste hasta Cauto Abajo y luego, a Barajagua la Vieja y derecho hasta el arroyo Tacámara. De Tacámara Abajo al río Tacajó Arriba, a la Bahía de Nipe, por la orilla, hasta el arroyo Cimarrón, luego hasta la Sierra. (1)
Cuando este hato pasa a ser incluido en el Hato Real, como base de suministro de carne para las recién abiertas minas de cobre en Santiago del Padro, en la loma de Barajagua existían tres aldeas aborígenes, pero, además ya se habían integrado tres etnias bien diferenciadas y con distintos grados de desarrollo: el aborigen nativo, el español y el africano.
EL HALLAZGO DE LA VIRGEN
Virgen de la Caridad
la que en Nipe apareció
la que un indio veneró
todo el tiempo de su vida.
Los hermanos Juan y Rodrigo de Hoyos, indios nativos y moradores de Barajagua, de oficio rancheadores y monteros, invitaron a Juan Moreno, negrito de 10 años y esclavo del Rey, para ir en busca de sal a las pequeñas salinas de la bahía de Nipe, dentro de la jurisdicción del hato.
Descendieron en la canoa por el río Barajagua hasta el Nipe y por él salieron a la bahía.
“…y habiendo ranchado en Cayo Francés que está en medio de dicha Bahía de Nipe para con buen tiempo ir a la salina, estando una mañana la mar en calma salieron de dicho Cayo Francés antes de salir el sol los dichos Juan y Rodrigo de Hoyos y este declarante. Embarcados en una canoa para la dicha salina y apartados de dicho Cayo Francés, vieron una cosa blanca sobre la espuma del agua que no distinguieron lo que podía ser, y acercándose más les pareció pájaro y ramas secas. Dijeron dichos indios, parece una Niña, y en estos discursos, llegados reconocieron y vieron la imagen de Nuestra Señora de la Virgen Santísima con un niño Jesús en los brazos sobre una tablita pequeña y en dicha tablita unas letras grandes las cuales leyó Rodrigo de Hoyos u decían, “Yo soy la Virgen de la Caridad” y siendo sus vestiduras de ropaje se admiraron que no estaban mojadas. Y en esto llenos de gozo y alegría, cogiendo solo tres tercios de sal se vinieron para el hato de Barajagua…”

Así lo contaría Juan Moreno, ya de 85 años, en 1687.
Duro tuvieron que remar contra la corriente para llegar hasta “donde estaba Miguel Galán, Mayoral de dicho hato y le dijeron lo que pasaba, de haber hallado a Nuestra Señora de la Caridad. Y el dicho Mayoral muy contento y sin dilación envió luego a Antonio Angola con la noticia de dicha Señora al Capitán Don Francisco Sánchez de Moya, que administraba las minas de dicho lugar, para que dispusiese lo que había de hacer, y mientras llegaba la noticia pusieron en la casa de vivienda de dicho hato un altar de tablas, y en él a la Virgen Santísima, con luz encendida, y con la referida noticia de dicho Capitán Don Francisco Sánchez de Moya, envió orden al dicho Mayoral Miguel Galán que viese una casa en dicho hato y que allí pusiese la Imagen de Nuestra Señora de la Caridad, y que siempre la tuviese con luz. Y para ello le envió una lámpara de cobre y se hizo la casa cubierta de guano cercada de tablas de palma. Y puesta en su altar esta Divina Señora dicho indio Rodrigo de Hoyos cuidaba de encender la lámpara y yendo de noche a reformar dicha lámpara, no hallaba a esta Divina Señora en su altar, y dando voces dicho Rodrigo de Hoyos al Mayoral y demás personas que venían, hasta ventiuna las personas que estaban en dicho hato de Barajagua, les decía que la Virgen Santísima no estaba en su altar. Y haciendo todas las diligencias no la hallaron en su casa. Y al otro día por la mañana, volviendo a la casa, la hallaron en su altar, los vestidos mojados…”
La virgen de Barajagua poseía la carga panteísta y ritual de la religión aborigen…(2)
Al principio, la preeminencia aborigen en Barajagua determinó una inclinación ritual con la Virgen, acorde con el complejo y bien estructurado sistema de creencias animistas y totémicas aruacas. Según el comportamiento atribuido por ellos a algunas de sus deidades y personajes míticos, no eran extrañas las desapariciones nocturnas de éstos por diferentes motivos según fuera el cemí (ídolo). Algunos Cronistas de Indias se hacen eco de esas manifestaciones aduciendo se trataba de sustracciones temporales que practicaban los creyentes para recibir los “beneficios” de determinado ídolo.(3)
La Virgen de la Caridad a la que se le rindió culto en Barajagua resaltaba atributos muy similares a la deidad Atabey. Esta deidad aborigen representaba la madre del Ser Supremo, madre de las aguas dulces, propiciadora del culto a las deidades del buen parto y de la fertilidad materna, deidad propiciadora del género humano.
Y LA LLEVARON AL COBRE
En la bahía de Nipe
por esos mares salobres
se encontraron a la Virgen
y la llevaron al Cobre.
“…de cuyos milagros el Mayoral Miguel Galán dio aviso al Capitán Francisco Sánchez de Moya, el cual, luego que tuvo la noticia, dispuso que fuera al dicho hato de Barajagua el Padre Bonilla, religioso de San Francisco, y no se acuerda de su nombre, sólo sabe y se acuerda que estaba administrando el curato de este lugar de las Minas del Cobre, y con toda prevención de cera le despachó acompañado de toda la infantería del Real de estas minas y mucha gente de su población para que trajese a la Virgen Santísima, como lo hizo, en unas andas en procesión y la pusieron en un altar en la Iglesia Parroquial de este lugar, donde tenían a esta Divina Señora de la Caridad mientras le hacían una ermita, y deseando fuese en parte de su santísimo agrado le encomendaron al Espíritu Santo. Y para ello le hicieron una fiesta de Misa cantada y sermón, y discurriendo hacer la Santa ermita encima de una loma que llaman la cantera, se vieron tres luces arriba del cerro de la mina en derecho de la fuente. Y dichas luces se aparecieron y vieron por tres noches continuas con admiración de todos, y luego se desaparecían. Y por este milagro eligieron el Lugar donde se veían las luces para la ermita y Santa Casa de esta Divina Señora de la Caridad que hoy está en dicho cerro haciendo muchos milagros con los devotos que le llaman…”
Blanca rosa desprendida
de la divina deidad
líbranos de todo mal
Virgen de la Caridad.
“Como se vio que estando el hermano Mathías de Olivera, que servía a la Virgen Santísima de la Caridad arrimado a una cerca de palos que guarnecía a la parte de la Mina a librar de peligro a los que viniesen a la primera Casa, se despidió la cerca y cayó dicho hermano Mathías de Olivera en dicha mina que es profunda, y como se ve con el riesgo de que si alguno cae parece imposible escapar con la vida, y al caer estaba una mata de maguey en aquella parte de la mina y a las voces que daba acudió la gente del lugar y le vieron asido de una penca de maguey de la dicha mata, y estaba llamando a la Virgen Santísima de la Caridad, y le sacaron echándole unas sogas de que se agarró y sólo por la providencia de esta Divina Señora pudo mantenerse en dicha penca de maguey siendo tan pequeña y dicho Mathías de Olivera hombre corpulento (…) que habiendo faltado la manteca para la lámpara, que sólo había la que estaba en dicha lámpara, que era muy poca, yendo dicho hermano a reconocer dicha lámpara, la halló llena de aceite y se vio que duró dicho aceite dos días continuos hasta que vino la manteca que estaba aguardando de fuera del lugar (…) Y en una ocasión fue tan grande la seca que hubo, que se secó el río que pasa por medio de este Lugar, y la fuente que nunca se seca se secó aquella vez y pasaron mucho trabajo, yendo más de tres cuarto de leguas a buscar el agua. Se dispuso hacer una rogativa a la Madre de Dios de la Caridad bajándola de su Santa Casa a la Iglesia Parroquial de este lugar y sacando a esta Divina Señora de Su Santa Casa, que había andado como dos leguas, se levantó un gran viento y comenzó a llover tanto que volvieron a la Santa Casa y pusieron en su altar a la Virgen Ssma. y en un instante creció el río y cesó la seca (…) Siendo los milagros que esta Divina Señora hace mucho, siendo la manteca de su lámpara general remedio para todas las dolencias (…) Todo lo cual es la verdad…”
Así lo afirmó, a los 85 años, el esclavo del Rey Juan Moreno, el primero de abril de 1687, y “No firmó porque dijo no saber escribir”.
Pero, la imagen que adoraron en Barajagua ya no es la que està en el Cobre, pues “el parecido físico de la imagen a una nativa de la raza mongoloide americana, fue cierto hasta una desgraciada “restauración” –por lo imprecisa- en los años 50 del siglo XX que la “convirtió” en una mestiza de blanco y negra.” (4)
En el momento actual se cuenta con la certidumbre –producto de investigaciones de campo y de gabinete- que permite trazar el recorrido que hicieron los hermanos Juan y Rodrigo de Hoyos y el niño esclavo Juan Moreno partiendo de la Loma de Barajagua, por el río Barajagua, donde pernoctaron, al sitio en que hallaron la Virgen de la Caridad (con un kilómetro cuadrado de error máximo de ubicación en el mar), donde la colocaron mientras cargaban la sal en la salina, la ruta de regreso al hato de Barajagua donde la Virgen fue reverenciada y mantenida en tanto se le hacía el bohío-templo en el que se veneró y de donde salió en su viaje final, acompañada de una procesión, hacia la villa de Santiago del Prado, en el real de Minas del Cobre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Logia de los Masones

  • Bombardeo e Incendio Sagua de Tánamo 1958

  • Anuario Estadístico Sagua 2010- Edición 2011

  • tambien puedes leer…

A %d blogueros les gusta esto: