Los mamoncillos de la Casa de Matilde Matas

En muchas casas de Sagua quedaban, aún cuando era niña,  gigantescos árboles frutales en sus patios y en muchos casos jardines,  en especial rosales.  Es lo que tengo en mi imaginación que a veces es traicionera.  En el patio de mi abuela, dice mi madre, habían matas de coco, entonces  sólo quedaban unas pocas donde estaba la casita de Santiago el Jamaiquino.  Recuerdo la mata de Cañandonga del patio de Elba Cuza y Chichito Viñals , que desparramaba sus ramas sobre la casa, que mi abuelo Fulgencio mandó a construir para Madrina Lalá, bajando la loma y, donde después vivió Toñita con Albín hasta que se mudaron para La Habana.  Como la cañandonga nunca fue santo de mi devoción, aunque decían que era buena para producir sangre, no la tengo en un buen sitio en mi recuerdo. Su olor era tan fuerte que me producía retorcijones de estómago cuando veía a mis amiguitos abrir la vaina y saborear sus semillas con fruicción con la cara embarrada del marrón oscuro de la masa que envolvía las semillas de la cañandonga. A los que no olvido, en especial en los días de mucho calor, son a los mamoncillos de la casa de Matilde Matas ( hija de Rosa Arderí y Juan Matas) . Había dos gigantescos árboles uno de mamoncillos dulces y otro amargos. Siempre me maravilló que un árbol tan grande tuviera unos fruticos tan pequeños. Quizás es que la naturaleza es inteligente y evita que al disfrutar de su sombra,  quedaramos incrustados por un proyectil de mayores dimensiones.  Con ellos hacíamos unas champolas deliciosas con hielito frappé  ayudados  por una  maquinita que andaba rodando por casa de mi abuela perteneciente al ventorrillo que había tenido, igual que una peladora manual de naranjas.
Recuerdo que casi lloré cuando tumbaron las mamoncillos,  eran unos árboles enormes, su sombra era impresionante, ¡eran una reserva de la bioesfera!!!!, así los conservo en mi imaginación.  No sé si este crimen a la naturaleza lo cometieron para construir la casita nueva que daba a Serafín Sánchez que hizo construir Mario el esposo de Yiya y fue bautizada con sidra en su inauguración a mediados de los 60.
Así,  en muchas casas habían mangos,  grosellas,  zapotes, tamarindos, anones, ciruelas, fruta bombas, de todas las frutas deliciosas de nuestra tierra , noostros los teníamos localizados, aunque ahora mi memoria me juegue una mala pasada….pero esa ya es una historia que hay que recuperar….como la de los batidos de frutabomba y zapote que nos tomábamos cuando salíamos de la Segundaria Juan Paz Camejo al costado del Cementerio de San Fernando .

Comments
3 Responses to “Los mamoncillos de la Casa de Matilde Matas”
  1. José A Hechavarria dice:

    Gracias por ese recordatorio, nos hace volver a los años de nuestra niñez y a las raices que como el cordón umbilical, nos mantiene unidos emocionalmente con nuestro terruño. Gracias que en mi antigua casa, todavía está la mata de mango que sembramos con una semilla de mamey traida desde Santiago, dando sombra y frutos, la vi y en todas las fotos cercanas y desde el parque
    se observa que está viva.

  2. José A Hechavarria dice:

    En lugar de mamey quise decir: Del Caney.

  3. Israel Mendez Palma dice:

    Es lo unico que me acuerdo la mata de canandonga y no se olviden las matas de naranjas en el patio de Angel Quevedo y el gran arbol de mango en el patio de los Carballos no se si esos arboles todavia esten ahi que lastima que no me acuerdo de mas ….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Logia de los Masones

  • Bombardeo e Incendio Sagua de Tánamo 1958

  • Anuario Estadístico Sagua 2010- Edición 2011

  • tambien puedes leer…

A %d blogueros les gusta esto: