Más anécdotas sobre gallos de pelea

Por Jose A. Hechavarria

Como los gallos de Sagua eran famosos en Cuba por su bravura,  el portero del Colegio De La Salle de Santiago de Cuba donde nosotros estudiábamos y éramos alumnos internos,  él siempre estaba pidiéndole un buen gallo a mi hermano Chuchú a quien siempre le han gustado los gallos y conversaban sobre el tema.
Sería aproximadamente en 1956 o inicio de 1957, al regresar nosotros de unas vacaciones procedentes de Sagua;  Chuchú consiguió un buen gallo creo se lo regaló Delio Rabilero,  estábamos en el aeropuerto de Cayo Mambí esperando el avión que venía de Baracoa, para continuar desde el Cayo, con escala en el Central Preston (Guatemala) y destino final Santiago de Cuba.  La mayoría de los pasajeros que estábamos en el Cayo éramos jovenes sagueros que estudiábamos en distintos colegios de Santiago de Cuba; al llegar el avión tambien venían estudiantes de Baracoa, estaba atardeciendo y el tiempo era nublado, no cabíamos todos los que esperabamos en el Cayo,  pero venían en el avión varios pasajeros que se quedarían en Preston,  por lo que pidieron autorización por radio al aeropuerto de Santiago y fué autorizado se volara a Preston y regresara al Cayo para recogernos y viajar directo a Santiago.

Ya comenzaba a oscurecer cuando el avión regresó desde Preston, todos nos montamos y junto a nosotros el gallo que mi hermano llevaba dentro de un sombrero de yarey. Cuando llegamos a Santiago estaba lloviendo y mucho viento, el avión sobrevoló por varios minutos y como ya estaba un poco oscuro, le ordenaron volar a Guantánamo, ya los rebeldes del Movimiento 26 de Julio operaban en alguna zona guantanamera, por lo que el avión no aterrizó en el aeropueto regular, sino le ordenaron aterrizar en otro aeropuerto que había en el entonces Central Ocaño que estaba mas cercano a la ciudad para nuestro traslado. Al llegar a tierra se nos preguntó si queríamos viajar por tierra a Santiago, o quedarnos en un hotel de Guantánamo con los gastos pagados por la  Compañía Cubana de Aviación, solo 3 personas mayores que viajaban en el avión determinaron ir por tierra de noche,  todos los otros fuimos a un hotel que recuerdo no tenía cena en ese momento, creo era el Hotel Martí, el ejército tenía soldados apostados en la azotea del hotel porque los vimos llegar y se nos explicó. Teníamos que ir a cenar al Hotel Roosevelt que era el de mayor categoría y al cruzar al Parque Pedro A. Pérez.

Chuchú mi hermano como es natural,  al llegar a nuestra habitación, sacó su gallo del sombrero, para que pudiera estirar las patas después de tantas horas, lo colocó sobre el lavamanos y nos fuimos a cenar al otro hotel ya que teníamos que cruzar el Parque Periquito Pérez, la cena fué espectacular “Cubana pagaba”, filet, etc. hasta cervezas, cigarrillos americanos,  ese fué el fin del pago de gastos de la aviación por culpas atmosféricas.

Después de la llenura nos fuimos al cine al lado del hotel, retornamos a nuestra habitación en el Holtel Martí en la otra calle; en la madrugada cuando todos los huespedes dormían, “EL FAMOSO GALLO COMENZO A CANTAR Kikirikiiiii……” nos despertamos, oíamos el escándalo de los huéspedes, Chuchú corrió a esconder el gallo dentro del closet y yo a limpiar el lavamanos de los regalitos que el gallo había dejado. Vino un empleado del hotel a revisar nuestro cuarto, no entró porque desde la puerta vió todo normal y el gallo en el closet se quedó tranquilo y calladito. Por la mañana dentro del sombrero y de un maletín sacamos del hotel al gallo para viajar a Santiago.

 


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Logia de los Masones

  • Bombardeo e Incendio Sagua de Tánamo 1958

  • Anuario Estadístico Sagua 2010- Edición 2011

  • tambien puedes leer…

A %d blogueros les gusta esto: