Los tres caudillos #6 por Israel Méndez Palma

Llegó el día del entierro de Eduardo y Elisa y solo estaban ahí Lucía, sus hijos, Chico y algunos trabajadores de la hacienda, nadie del pueblo fue a despedirlo por lo contrario había fiestas celebrando que, aquel hombre que aterrorizaba al pueblo con sus injusticias, ya había muerto.
Al llegar a la casa Lucía llamó a Chico.
Chico venga quiero hablar con usted?
Digame Doña Lucia.
Mire Chico yo voy a viajar con mis hijos a la casa de la capital para despejarme del dolor de la pérdida de mi hija y de Eduardo, no se cuando regrese quiero que te encargues de la casa y de la fábrica de ladrillos y de los cultivos, tu siempre con él y sabes llevar todo muy bien, te daré la informacion de la casa de la capital por si acaso necesitas algo, encárgate de las nóminas también, por favor.
Si señora, como usted diga, no se preocupe yo estaré al tanto de todo.
Partió Lucía hacia la capital y Chico quedó a sus anchas, hacía lo que se le venía en gana, maltrataba a los empleados y sembraba el terror por toda la region violando y matando a sus anchas.
Pasaron dos años y Lucía decidió volver a ver cómo estaban las cosas, al llegar, vió la casa hecha un desastre había botellas de alcohol vacias por dondequiera.
Señor Chico, señor Chico, ¿dónde está?
Cielos, es la señora Lucía, vete por la puerta de atrás María despues te busco.
Buenos dias señora, no aviso que venía la hubiera ido a esperar a la estación del tren.
Chico, ¿qué es este desastre que tienes en la casa?
Perdón señora, es que yo estaba celebrando mi cumpleanos y como la casa estaba sola decidó hacerlo aquí.
Esta bien Chico, manda a limpiar todo este reguero y después lleva a mi hijo Leoncio a la fábrica, ensénale todo, quiero que Leoncio ocupe el puesto de su padre en todo.
Pero señora, yo he llevado las riendas de todo desde que usted se fue y puedo seguir haciéndolo.
Chico, quiero que mi hijo se ocupe ahora del negocio de la familia, ¿ tienes algun inconveniente?, son los negocios de mi marido y quién mejor que su hijo para seguir con ellos.
Si señora, como usted diga.
Maldita seas Doña Lucía, pero esto no se va a quedar así, te lo juro, este muchachito no me va a quitar la vida que llevo sin yo evitarlo.
Al otro dia Leoncio llegó bien temprano a la fábrica, mucho antes que Chico, entro en la oficina de su padre y como él se sirvió un trago de whiskey bien temprano en la mañana. Cuando Chico entró y lo vió sentado en la silla se paralizó.
Leoncio, ¿qué haces aquí tan temprano?
Espera Chico, vamos por partes, para empezar para tí soy el senor Leoncio, soy tu jefe y por favor haz una reunión general para que les digas a toda esta gente quién soy y cual va a ser la función mia aquí de ahora en adelante. Anda muevete!!.
Si señor Leoncio, enseguida voy.
Chico salió de la oficina e iba furioso…
Maldito Leoncio si se cree que me va a sacar de la jugada así por que sí se las va a ver conmigo soy capaz de matarlo.
Leoncio se quedó pensativo….Este desgraciado de Chico va a ser un estorbo para mis planes tengo que ver la manera de sacarlo de la jugada después que me enseñe bien todo el negocio, ya buscaré la manera de deshacerme de é,l claro que sí.
Leoncio llegó a la reunion…
Quiero que sepan todos quien soy.
Soy Leoncio Caudillo hijo de Don Eduardo y Doña Lucía y desde el dia de hoy yo seré su jefe, lo que quieran decirme lo hacen a través de Chico, no quiero a ninguno de ustedes entrando a mi oficina.
¿Entendido?
Si señor, gritaron todos.
Chico, acompáñame a la oficina.
Si Leoncio.
Senor Leoncio, me oiste!! Señor Leoncio, no quiero que te tomes atribuciones, yo se que tu eras la mano derecha de mi padre pero para que eso suceda con nosotros tienes que ganártelo, yo no soy como mi padre, así que ya sabes la próxima vez que me digas Leoncio te corro, me oiste, no faltaba mas.
Si señor Leoncio, como usted diga. Con permiso.
Que se cree este muchachito que me va a venir a dar ordenes, no te apures Leoncio todo a su tiempo, te vas a arrepentir de haber nacido desgraciado.
Leoncio subía como la espuma aprendía cada vez mas rápido y eso preocupaba a Chico; un dia Leoncio llamó a Chico y le dijo.
Francisco quiero proponerte algo.
Dígame señor.
Necesito hacer un trabajito y necesito tu ayuda te voy a pagar muy bien pero tienes que ser bien discreto como lo eras con mi padre.
Dígame que quiere que haga, yo le serviré como lo hice con su padre
Mira Francisco yo quiero las tierras que colindan con la hacienda de mi padre.
Cuáles la que estan cerca del rio.
Sí esas.
Pero esas tierras no están a la venta, esas tierras son de Don Ramon, su padre trato de comprarlas por las buenas y Don Ramon nunca se las quiso vender y despues sucedió lo de la muerte de su hermanita y su padre.
Y quién te dijo Chico que yo quiero comprarlas.
Entonces no entiendo señor.
Quiero que le hagas una oferta a Don Ramon, digamos que le ofreces por lo menos unos diez mil pesos no mas.
Pero señor, su padre le ofreció cincuenta mil y Don Ramon se negó.
Y vuelves con lo mismo Chico, ya te dije que yo no soy mi padre yo voy a hacer las cosas a mi manera.
Si el viejo se niega pues entonces lo matas y ya es mas me acabo de arrepentir en darle dinero por las tierras quiero que cojas un par de hombres de confianza págales y secuestren al viejo Ramon, lo llevan al molino me lo amarran bien y me esperan alli.
Y cuándo quiere que haga eso señor.
Eres tonto o te haces, lo quiero ya para ahora mismo qué esperas.
Si señor enseguida.
Toma Chico aqui tienes dos mil pesos para que pagues y para ti.
Pero señor eso es muy poco, nadie va a querer hacer eso por tan poco dinero.
Sabes que yo puedo contratar a dos mugrosos del pueblo por cincuenta pesos y quizas lo hagan hasta mejor que tu, qué dices.
No señor, está bien, dos mil pesos está bien.
Salió Chico a contratar a los hombres y se dirigió hasta las tierras de Don Ramón.
Preguntaron a unos peones y ellos le dijeron que Don Ramón estaba en las caballerizas.
Buenas tardes Don Ramon.
Qué quieres Chico.
Don Ramon vengo de parte del señor Leoncio , el me mandó a que le ofreciera diez mil pesos por sus tierras.
Mira Chico, no me hagas perder mi tiempo, sabes que mis tierras no están a la venta, no se la vendí a su padre, menos se las voy a vender a ese mocoso y por diez mil pesos, están loco.
Mire Don Ramón, es mejor que reconsidere porque si no !!!!
Porque si no qué!!!!!!! fuera de aquí Chico Fuera!!!!
No me dejó mas opción Ramoncito. Muchachos ya saben qué hacer.
Cogieron a Don Ramon, lo amarraron lo amordazaron y se lo llevaron al molino….
Continuará…..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Logia de los Masones

  • Bombardeo e Incendio Sagua de Tánamo 1958

  • Anuario Estadístico Sagua 2010- Edición 2011

  • tambien puedes leer…

A %d blogueros les gusta esto: