Un Umbral Desconocido #2 … Por Israel Méndez Palma

Capítulo anterior

Llegó al pueblo y se paró en la plaza a esperar a ver si la veía pasar, pasó el dia, la tarde y ya entrada la noche decidió retirarse puesto que nunca apareció la  joven por la plaza. Juan Manuel se dirigió a la Logia  a encontrarse con sus amigos, al llegar se encontró con Javier, amigo de la infancia,  y Javier le dice …Oye Juan Manuel  dónde estabas pasé por tu casa y me dijeron que saliste temprano sin rumbo. Sí Javi me fui a Songo . A Songo ! comentó Javier y a qué fuiste alla.  Javi conocí  una muchacha en la plaza del pueblo que es bella, unos ojos, un pelo, un cuerpo, como la Venus de Milo, una trigueña encantadora. Sí, no me digas y tú, siendo casado,  sigues buscando lo que no se te  perdió…Bueno Javi tú sabes que yo nací para admirar la belleza femenina y si puedo tenerlas mejor todavía. Juan tu no cambias,  yo no se cómo Elsa te aguanta. Bueno, dirás tú cómo yo la aguanto a ella, solo te quería comentar no para que me des sermones.

Juan Manuel pasó toda la noche tomando con sus amigos hasta el amanecer y luego se marchó a su casa . Al día siguiente se levantó temprano y dirigió sus pasos hacia el pueblo de Songo,  sin decirle nada a su esposa,  iba en su carro,  solo pensando  si vería a la bella doncella o no. Al llegar a la plaza se sentó en el mismo banco  en que la vió por primera vez a esperar. Como a las dos horas su deseo se le hizo realidad,  ahi apareció de nuevo la muchacha, llevaba  un vestido verde  pegado al cuerpo que resaltaba toda su belleza juvenil;  el se paró y se le acercó. Hola te acuerdas de mi,  ella trató de irse pero él la detuvo. No te vayas por favor,  dime cómo te llamas, ella lo miró detenidamente y algo en su interior le dijo que no tuviera miedo pues aquel apuesto hombre le daba confianza, yo me llamo Aurora, Aurora Mustelier , contestó.  Mucho gusto Aurora, yo me llamo Juan Manuel, Juan Manuel Hidalgo, estoy encantado de conocerte,  eres una mujer  muy hermosa. Gracias señor. No me digas señor, llamame Juan Manuel. No,  no debo,  recien lo estoy conociendo y no es correcto llamarlo por su primer nombre.  Dime Aurora, vives aquí en Songo. Sí,  vivo aqui con mi familia. Me dijeron que eres la hija de Don Andido Mustelier. ¿Y quién le dijo?. No te apures,  alguien me lo dijo. Sí,  soy la hija de Don Andido.
Oye,  me aceptarías un refresco o un café. No,  no debo,  no lo conozco, ya tengo que irme . No,  no te vayas todavía, vamos a hablar. No, me tengo que ir ya, con permiso. El trató de aguantarla pero ella salió corriendo y se perdió entre la gente que se reunía en la plaza para sus diarios deberes.  Juan Manuel se quedó perplejo y de pronto pensó , vas a ser mía Aurora, ya verás.
Aurora llegó a su casa muy excitada y se encontró con Estela, su hermana, en la puerta. Estela la mira y le dice, oye Aurora, qué te pasa,  por qué te ves tan sofocada. Ay hermana,  no sabes lo que me pasó en la plaza. Qué te pasó,  le preguntó Estela. Acabo de conocer a un caballero hermoso, se llama Juan Manuel y me invitó a tomar un refresco pero yo no acepté,  porque si papá se entera me mata y tú sabes que aquí lo conoce todo el mundo. Sí, es verdad, pero algo me dice que ese caballero te gustó pues se te nota en los ojos,  te brillan hermana. Sí Estela,  me gusta y mucho pero sabes que yo no puedo pensar en eso estoy muy joven y papá y mamá nunca me dejarían tener novio. En ese momento entró Dona Fedra desde el patio y le dijo,  qué fue lo que oí Aurora,  que conociste a un muchacho en la plaza, quién es, lo conozco. No mamá, no lo conoces, no es de aquí. Aurora,  sabes que no puedes aceptar ninguna invitación de muchachos sin consultarme y menos si no son de aquí de Songo. Está bien mama ya lo se. Estela no se qué hacer,  pero ese caballero me gusta mucho y quiero volver a verlo. Bueno hermana, si el corazon te dicta que lo veas de nuevo, sigue tu corazon aunque a veces el corazón nos lleva por umbrales desconocidos.
Pues yo quiero caminar por ese umbral Estela quiero darme una oportunidad con él y voy a hacer lo que el corazón me esta dictando lo voy a volver a ver y voy a aceptar su invitación, está bien hermana, pero ten cuidado. Sí, Estela tendré cuidado, las dos hermanas se abrazaron y se dirigieron a la cocina a ayudar a Dona Fedra a preparar el almuerzo.Continuará…..

Capítulo Siguiente

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Logia de los Masones

  • Bombardeo e Incendio Sagua de Tánamo 1958

  • Anuario Estadístico Sagua 2010- Edición 2011

  • tambien puedes leer…

A %d blogueros les gusta esto: