¿Quién bombardeó Sagua de Tánamo?

He encontrado en el blog de Radio Rebelde un extenso artículo sobre Sagua de Tánamo. No deja de ser estimulante, que se dedique un espacio de este medio a recordar a  nuestro amado “Nido entre montañas” . Sin embargo lo que no es perdonable es que difunda una mentira con relación a unos acontecimientos que marcaron la vida de los sagüeros y que consciente o inconscientemente, prefiero pecar de ingenua, se han borrado de la historia del pueblo y no es enseñado en las escuelas para que los nuevos sagüeros entiendan el Sagua de hoy. He hecho un comentario en la publicación que quizás no sea publicado por eso aprovecho y lo repito aquí:

“Parece  comete un error histórico, le ruego que se informe mejor, quienes bombardearon Sagua de Tánamo y se  ensañaron incluso sobre la población civil de la localidad, y así, más de 300 viviendas y edificaciones del comercio y los servicios fueron calcinados por las llamas, fueron los pilotos del ejército rebelde. La reconstrucción tampoco fue inmediata, compromiso que había contraido Raúl Castro con los pobladores y el padre Rivas escribió muchas cartas recordando el compromiso hasta que se empezó a reconstruir. Las revistas Bohemia de esa época dan fé de ello. Muchos sagüeros aún se preguntan  si era necesario destruir el pueblo. Ese hecho traumático ha sido borrado de la historia o en algunos casos como este tergiversado, apuntandole a Batista la tragedia”
En este enlace hay datos que dan fé de ello : Sagua de Tanamo 1958: Tres bombardeos rindieron la guarnicion del ejercito, pero…

En el artículo tampoco se hace justicia a todos los emprendedores sagüeros que hicieron  que Sagua de Tánamo tuviera en 1958 una economía pujante, una alta concentración de maestros, médicos, comerciantes, intelectuales ,  un desarrollo cultural creciente  sobre la base de una fuerte sociedad civil.
Transcribo el artículo completo a continuación:

Sagua de Tánamo siempre deja buenas huellas
Por Aroldo García Fombellida
Holguín, Cuba.- Lo primero que advierte quien llegue por primera vez a Sagua de Tánamo es precisamente el rio que da nombre al asentamiento. Impresiona que desde cualquier sitio se pueda apreciar el enorme caudal de agua que porta, y conste, Sagua de Tánamo, no es un pobladito pequeño. Quizás, los fundadores lo hicieron a propósito, aunque, como está comprobado, la perfección no existe, y por tanto lo que parecía una buena idea, se torno peligro.

En realidad cualquier residente en Sagua de Tánamo sabe de los mil y un sustos que hace pasar el rio cada vez que crece, por cierto, con la característica de que no es necesario que llueva localmente para la sobredimensión de sus corrientes, pues su cauce se nutre de lejanos ríos que corren por tierras guantanameras. Si por esa zona se producen precipitaciones suficientemente fuertes, poco después el “Sagua” estará desbocado, rugiente y amenazador.

Oficialmente en Sagua de Tánamo se registra al año 1804 como fundacional, aunque se asegura que mucho antes, hacia 1794, ya existía allí un templo católico alrededor del cual se levantaba un pequeño caserío, cuyas viviendas las habían edificado los cortadores de madera que llegaron a la zona contratados para los astilleros de La Habana, y quienes eligieron dicho sitio por la abundancia de sus bosques y la facilidad de su trabajo. Además de las maderas, los primeros vecinos comenzaron a sembrar tabaco, y enseguida comprobaron la excelencia y la abundancia de la producción, gracias a la calidad de las tierras, suficiente como para asentar un nuevo incentivo, que a partir de entonces, comienza a atraer nuevos pobladores a la región.
Resulta evidente que, para hablar de Sagua de Tánamo, primero es necesario llegar, y para ello, se precisa transitar por alguna de las vías de acceso, la más común de todas se encuentra trazada desde la ciudad de Holguín, a unos 170 kilómetros, pero además, tiene un enlace intramontano desde Guantánamo, y un tercero que proviene de Baracoa, y antes de adentrase en territorio saguero, transcurre por la vecina ciudad de Moa.
De su historia, resalta el hecho de ser considerada justamente una ciudad mártir, luego de los combates por su liberación definitiva durante los últimos días de diciembre de 1958, cuando las tropas del Ejército Rebelde, específicamente pertenecientes al Segundo Frente Oriental Frank País, bajo el mando del entonces Comandante Raúl Castro Ruz, recibieron los constantes bombardeos de la aviación, perteneciente a la tiranía del gobernante Fulgencio Batista. Sus pilotos, se ensañaron incluso sobre la población civil de la localidad, y así, más de 300 viviendas y edificaciones del comercio y los servicios fueron calcinados por las llamas. Pocos días después, ya con el triunfo de la Revolución, comenzó la reconstrucción de la obra, y de la vida en Sagua de Tánamo, extendida hasta el presente, hoy como uno de los catorce municipios de la provincia de Holguín.
En Sagua de Tánamo predominan los sistemas montañosos que llegan a cubrir hasta cerca del 90 por ciento de la superficie total del municipio, incluso varios de sus asentamientos poblacionales principales se encuentran en esos abruptos parajes, son los casos de Naranjo Agrio, y Calabazas de Sagua, entre unos cuantos más.
Pero al mismo tiempo de sus apartados y difíciles entornos rurales, en todos se comprueba una vertiginosa elevación de los niveles de calidad de vida de sus poblaciones, integradas por familias campesinas mayoritariamente dedicadas a labores relacionadas con las cosechas cafetaleras, de cacao, y de otros alimentos agrícolas, junto a forestales, miel de abejas y otros renglones totalmente autóctonos.
Electrificación, comunicaciones telefónicas, transportes públicos, escuelas, servicios médicos, televisión, radio, salas de video, centros de computación, tiendas, y mucho más, son elementos tan cotidianos que ya pasan casi inadvertidos para los nacidos en la zona en las últimas cinco décadas, y al mismo tiempo, motivos para el compromiso renovado de aquellos humildes ancianos, que lograron sobrevivir a la miseria y el abandono que padecieron durante años, hasta el triunfo de la Revolución Cubana en enero de 1959.
Otro hermoso elemento que signa hoy a Sagua de Tánamo es su desarrollo cultural. La música popular tiene aquí cultivadores de renombre, quienes trascienden sus fronteras locales con amplio vuelo; Los Tanameños, son un ejemplo, y lo mismo sucede con manifestaciones teatrales, de danza, de la literatura y de las artes plásticas. Para sustentar el desempeño de tales fortalezas cuentan con Casas de Cultura, Museos de historia, Cines, y Salas Teatrales, en varias localidades, tanto la capital del municipio, como los asentamientos rurales ya descriptos.
Así, los extraordinarios esfuerzos que tantas veces se realizaron, y que traen a la mente hasta la entrañable imagen de un arria de mulos con los aditamentos necesarios, incluida hasta una planta eléctrica, para proyectar películas por las montañas del municipio, hace bastante tiempo quedó atrás.
Hace años que ya el territorio no es “zona de silencio” en la recepción de las señales de radio y televisión, y hasta una potente emisora local de radio, bien nombrada Ecos de Sagua, se encuentra en su patrimonio cultural.
Sagua de Tánamo es un pedazo de Cuba intensamente hermoso. Recorrerlo es un regalo a la vista. La delicia de saborear una humeante taza de café, luego de presenciar su preparación, desde el pilón acompasado, y el agua fresca del pozo casero, hasta verlo hirviente y brillante salir por el viejo colador de tejido especial, es una ceremonia paradisiaca aquí, recostado a un viejo taburete, y las verdes montañas de fondo.
Son las mismas montañas que acogieron a nuestros ancestros, cobijaron a los soldados mambises y a las tropas del victorioso Ejército Rebelde, y hoy entregan su nobleza en forma de alimentos, frutos y flores, a la vez que solazan el espíritu de quienes, al paso, contemplan extasiados su belleza.
No importa si sea corta o de más extensión una visita. Sagua de Tánamo siempre deja huellas, huellas buenas, de su rio impresionante y abarcador, de los testigos pasados y presentes en su historia, de sus viviendas de añejas maderas, y de su gente, sobre todo de su gente, hecha para el trabajo y para irradiar nobleza y hospitalidad constante. Ciudad mártir por el odio despiadado de tiranos, Sagua de Tánamo florece cada día.
Para comprobarlo basta con, alguna vez al menos, tocar a sus puertas, aunque no será necesario, porque en Sagua de Tánamo, sus puertas permanecen siempre abiertas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Logia de los Masones

  • Bombardeo e Incendio Sagua de Tánamo 1958

  • Anuario Estadístico Sagua 2010- Edición 2011

  • tambien puedes leer…

A %d blogueros les gusta esto: